Amanece en el Taj Mahal

Una belleza, como un pimpollo el Taj nos regala sus líneas armónicas y una energía que se puede palpar en el corazón