La playa.

En un ir y venir constante las olas tallan cada guijarro de esta costa, haciéndolo único.