Luz en la montaña.

Aún después de la puesta del sol quedan reflejos imperceptibles al ojo humano. Pero que sin embargo la cámara fotográfica puede captar, dando una luz especial a los paisajes.