Alerces.

Las copas de estos Alerces de más de 2000 años amanecen a un nuevo día. Dos mil años de sabiduría, de estar vivos, de observar.