Otoño altoandino

Otoño en la alta montaña. El fin del ciclo de la actividad, época de ir hacia adentro, de encogimiento. De soltar, de marchitar y muerte... No es malo, es parte del juego de la vida, el ir y volver, crecer y decrecer, luz y sombra... el mundo de la dualidad. Extremos aparentemente separados están íntimamente unidos entre sí. Uno no podría existir sin el otro, uno define al otro. No hay vida sin muerte, ni muerte si no existe la vida.