Iceberg al atardecer.

A fines del invierno el mar congelado se fragmenta, dejando libres estas enormes islas de hielo que se desprenden de la meseta antártica. Silencio e inmensidad.